He colaborado en diferentes medios de comunicación como:

Artículo sobre Tratamiento de la Fobia a Volar en Estrella Digital

Sudor en las manos, tensión muscular, respiración rápida y profunda o aceleración del pulso. Estos son algunos de los síntomas de una persona con aerofobia. El miedo que inspiran algunos accidentes o desgracias aéreas como la ocurrida recientemente en la compañía Germanwings, acrecentan el temor de algunas personas a coger un avión. Pero, ¿cuál es la diferencia entre el miedo y la fobia? ¿dónde está el límite? ¿cuándo es necesario someterse a un tratamiento?

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (15 Votes)

Artículo en Autobild.es sobre cómo superar la fobia a conducir

Amaxofobia: enfrentar los miedos

Cursos AmaxofobiaAlmudena se sacó el carné hace bastantes años y fue conduciendo cada vez menos a causa de un miedo creciente que la llevó a dejar el coche aparcado indefinidamente. Ahora, tiene un nuevo trabajo, abuela, y quiere superar su amaxofobia para poder llevar a sus nietos. “La motivación para volver a ponerse al volante es fundamental para superar la amaxofobia”, admite Ignacio Calvo, psicólogo especializado en tratar esta fobia.

Leer el artículo completo en Autobild.es

4.9230769230769 1 1 1 1 1 Rating 4.92 (13 Votes)

Noticia en COPE "Alrededor de un tercio de los conductores tiene miedo de ponerse al volante"

Alrededor de un tercio de los conductores sufre amaxofobia, es decir, miedo a ponerse al volante, un trastorno que en muchas ocasiones se "vive en silencio y con mucha incomprensión" que tiene varias causas pero, sobre todo, el haber sufrido un accidente previo.,Es un dato que se ha puesto de manifiesto durante la presentación del estudio sobre la ansiedad en la conducción "Amaxofobia en los conductores" de la Fundación CEA (del Comisariado Europeo del Automóvil). Leer el artículo completo

1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Artículo "La razón psicológica por la que algunas personas tienen ataques irracionales de ira por tonterías" en Código Nuevo

No sé qué me pasa. No sabría explicar qué ocurre en mi interior, pero no lo puedo evitar. De repente, todo en mí se descontrola. Y por cualquier cosa, no hace falta que sea grave. Si se me escapa el autobús, si suspendo un examen, si se me acaba la leche para el desayuno. Lo único que sé es que la sangre me hierve, que las manos se me calientan y que mi cerebro estalla si no grito. La ira brota por todos los poros de mi cuerpo sin que yo pueda hacer nada. Y me da igual quién esté delante; no me importa ir contra mi hermana, contra mis padres, profesores, amigos. Tengo que descargar mi odio. Y después, claro, lo de siempre, no puedo evitar sentirme un mierda. Sí, me quedo aliviado, pero me doy asco, me siento culpable y me meto en la cama a llorar”.

Leer el Artículo completo en Código Nuevo

 

5 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (13 Votes)

Esta página web usa cookies para mejorar su experiencia de navegación. Política de Cookies